Playas con control de calidad
 

La Secretaría de Turismo de la Nación (STN) y su similar de Ambiente y Desarrollo Sustentable, junto con el Conicet*, han establecido las directrices para la Gestión de la Calidad y la Gestión Ambiental en playas y balnearios.

Playas con control de calidad Marco de referencia
Conscientes de la creciente importancia de la actividad turística en el país, estos organismos aunaron esfuerzos y elaboraron directrices que proveen un marco de referencia que comprende los siguientes campos de acción: Ambiente, Recursos y Paisaje; Infraestructura y Servicios Básicos; Seguridad; Personal; Información y Educación Ambiental, y Documentación del Sistema de Gestión. El Dr. José Dadón, investigador del Conicet, explicó que las citadas Secretarías se abocaron al tratamiento del turismo responsable “por considerarla una de las actividades productivas con mayor potencial para lograr la conservación y uso sustentable de la biodiversidad y el desarrollo de las comunidades locales”.

El papel de cada Secretaría
La STN es responsable de concertar, implementar y fomentar las políticas para el desarrollo turístico sustentable y la competitividad del sector, para lo cual debe asegurar el cumplimiento del Plan Federal Estratégico de Turismo Sustentable (Pfets; 2005). Este plan se orienta hacia la difusión de una cultura de la calidad tanto en la prestación de servicios como en el cuidado ambiental, a través de la promoción de buenas prácticas para el uso racional de los recursos.
Por su parte, la Secretaría de Ambiente y Desarrollo Sustentable de la Nación, dependiente del Ministerio de Salud y Ambiente, propone, coordina, dirige y evalúa la política ambiental nacional. Sus objetivos son promover la conservación del ambiente a fin de coadyuvar al desarrollo integral de las personas, garantizar una adecuada calidad de vida y propiciar el equilibrio entre el desarrollo socioeconómico, el uso sostenible de los recursos naturales y la conservación del ambiente.

Algunos objetivos de las directrices
Entre otros, se pueden citar: establecer una normativa destinada a mejorar los servicios y a preservar la calidad ambiental en los balnearios de las costas fluviales, lacustres y marítimas; promover el desarrollo de sistemas de calidad de servicio en turismo que contemplen la satisfacción integral del usuario, la seguridad en el trabajo y la preservación de los recursos naturales. Asimismo, identificar indicadores de calidad ambiental a fin de evaluar el estado de los recursos y regular la utilización de los mismos para disminuir los efectos negativos de las actividades humanas sobre los procesos naturales. Y también concientizar a los diversos actores involucrados en la actividad, con desarrollo de programas educativos e informativos dentro y fuera del ámbito del balneario.
En síntesis, son normas referidas al ambiente, a los recursos y al paisaje en las que se contempla el seguimiento de la calidad del agua de baño -río, lago, laguna, mar-, calidad del suelo, cuidado y mantenimiento de la flora y la fauna, como también las relacionadas con la estructura edilicia y los servicios básicos que deben prestar los balnearios. Por último, también se hace referencia a los temas de seguridad, desde la seguridad personal, alimentaria y en zona de baño, exigiéndose personal calificado para brindar estos servicios.

Su aplicación
El ya citado Dr. Dadón, profesor de la Facultad de Arquitectura, Diseño y Urbanismo (FADU) de la UBA, y director del Laboratorio de Ecología Marina de la Facultad de Ciencias Exactas y Naturales (FCEyN) de la mencionada universidad, aclaró que “la aplicación de las Directrices puede ser de carácter voluntario u obligatorio, por disposiciones o por contrato entre partes, según lo decida la autoridad correspondiente”.

(*) Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas. Fuente: Conicet. Más información sobre las directrices: www.ege.fcen.uba.ar/ecologiamarina. Selección y adaptación: Lic. Enrique A. Rabe (ACS / Ceride - Conicet)

© CONICETCERIDE

<<<
Publicado el 18 de enero de 2006